Alejandro Castillo

Exalumno del Colegio Santa Luisa

 

El día martes 16 de febrero los integrantes del coro de Noche Taizé, participamos en un encuentro con el hermano Bruno y el hermano Cristóbal, dos hermanos de la comunidad de Taizé en Alagoinhas, Brasil.

Ellos nos contaron sobre la situación que vive la iglesia en Brasil; además, mencionaron la importancia que tiene para todos el seguir compartiendo la experiencia de Jesús resucitado con distintas confesiones de fe, dado que, sin importar las diferencias de credo o ideales es Él quien nos convoca, nos congrega y nos conduce al encuentro en el que todos compartimos la misma mesa.

Los integrantes del coro pudimos compartir con ellos la forma como nos vemos y nos sentimos en nuestro contexto y la manera como percibimos la Iglesia Colombiana; reflexión que nos llevó a preguntarnos sobre el llamado que Dios nos está haciendo ante la realidad eclesial que identificamos.

Nuestro diálogo continuó reflexionando sobre el papel que deben desempeñar los jóvenes en la iglesia de hoy; evidenciando que muchos de ellos no se conforman con doctrinas porque quieren encontrarse con un Jesús joven y en ocasiones revolucionario. “Somos jóvenes que no andamos para encontrar una espiritualidad individual, sino una que se haya en el compartir y sentir con el otro”.

La conversación también giró en torno a la forma como es posible encontrar a Cristo junto con otros en medio de la situación que vivimos en la cual se evidencia la existencia de muchas puertas cerradas y pocas opciones de respuesta a estas búsquedas, opciones dentro de las que se encuentra el internet, que presenta diversas formas de entender al maestro, maneras de entender que en muchas ocasiones solo logran confundir y desorientar.

Reconocimos que, a pesar de las circunstancias, siguen existiendo experiencias que nos animan a buscar y a hallar a Dios en todas las cosas y que es el Espíritu el que nos hace abrir los ojos frente a estas nuevas maneras de experimentar el encuentro con Jesús, en  la vida diaria. Se trata entonces de estar atentos y diligentes a la voz del Espíritu que habla y se manifiesta en las pequeñas cosas del diario vivir. Aspectos como la comunicación asertiva en el hogar y en todos los ámbitos donde convivimos con otros, cobran especial importancia dado que es allí, en las relaciones y el diálogo donde podemos descubrir el rostro del resucitado; comunicación que a través de las herramientas virtuales también puede ser considerada como un medio valioso para conocernos, para dar a conocer la fe y lo que sentimos y vivimos como miembros de una comunidad que está constantemente en la búsqueda del encuentro con el Maestro.

Para finalizar el encuentro, juntos reflexionamos sobre las actividades diarias que pueden ser consideradas como oportunidades, como caminos de encuentro con Dios, ocasiones que nos darán la oportunidad de contemplar el amor de Dios, dar gracias por ello y celebrar la comunión que hemos construido como grupo.

 

Sin categoría

Los comentarios están desactivados.